sábado, 7 de abril de 2012

Te quiero un montón ha crecido







En efecto, la editorial Bruño ha publicado una nueva edición de Te quiero un montón.


Este libro, que cuando nació era muy chiquitín (15x15 cm), ahora es todo un mocetón de 30x30 cm.


Para esta edición especial, Mª Luisa Torcida ha realizado nuevas ilustraciones en las que un perro y un ratoncillo desarrollan una simpática historia paralela a la de los protagonistas.


martes, 20 de marzo de 2012

El abuelo está enamorado...(y yo también)






El abuelo está enamorado... (y yo también)
Colección mini LEO LEO. Ed. Bayard


Cuento escrito para el XIII Concurso "Yo sí leo...y escribo" organizado por la editorial Bayard.
El concurso consistía en escribir el último capítulo de un cuento sin final escrito por
Juan Carlos Chandro.

Los ganadores fueron los alumnos de 2º A de Primaria del Colegio Claude, de Majadahonda (Madrid), dirigidos por sus profesoras Alejandra Sanz Ariza y Elena Zambrano Soriano.




El cuento lo ilustró Mar Ferrero.

miércoles, 13 de abril de 2011

Tú eres mi héroe. Traducción coreana.



El cuento Tú eres mi héroe, escrito por Juan Carlos Chandro e ilustrado por Gonzalo Izquierdo ha sido traducido al coreano.


martes, 12 de abril de 2011

Los recuerdos olvidados







Juan Carlos Chandro ha publicado un nuevo cuento en la editorial digital Letras Riojanas. Se titula Los recuerdos olvidados y está ilustrado por Gonzalo Izquierdo.


Así relata Juan Carlos Chandro cómo nació este libro:


"Este libro empezó a gestarse hace unos cuarenta años. Cuando era pequeño comencé a fantasear con la idea de que mi cerebro era una gran casa llena de habitaciones. Con una especie de laboratorio que es la imaginación. Con una mazmorra donde encerraba mis miedos y las cosas en las que no quería pensar. Con una habitación con chimenea donde guardaba mis recuerdos más e ntrañables.


Esta fantasía me duro muchos años y cada vez iba añadiendo más habitaciones, pero mi habitación preferida siempre fue ese cuarto con chimenea en el que me refugiaba cuando las monjas me castigaban en el cuarto oscuro y donde solía meterme cuando me iba a la cama y se apagaba la luz.




Yo creo que si escribo cuentos es por la cantidad de recuerdos que guardo nítidamente de mi infancia.


Y si los conservo tan nítidos, es porque me he encerrado tanto en ese cuarto con ellos que se han mantenido frescos a lo largo de los años.


Por eso siempre le he tenido mucho cariño a esa fantasía infantil, y siempre deseé utilizarla de alguna forma para escribir un cuento.




Cuando Gonzalo Izquierdo me pidió que le escribiera un cuento pensé: esta es la ocasión. No pude resistirme a la tentación de ver mi fantasía infantil convertida en dibujos de este ilustrador que me encanta.


Así nació Los recuerdos olvidados, una historia fantástica en la que se muetra una visión poética del interior de nuestra mente".




Letras Riojanas es una editorial digital, por lo que si queréis leer el cuento de Juan Carlos Chandro sólo tenéis que pinchar en Los recuerdos olvidados.


domingo, 10 de abril de 2011

Los amigos de los niños









Juan Carlos Chandro ha escrito el cuento "Los amigos de los niños" para Hospital Imaginario, una asociación de voluntarios que se dedica a contar y repartir cuentos entre los niños hospitalizados.


Las ilustraciones son de Elena Benito.


Este libro se regala a los niños ingresados en la planta de Pediatría del Hospital San Pedro de Logroño.




sábado, 9 de abril de 2011

El Planeta Piruleta





El Planeta Piruleta. Colección mini LEO LEO. Ed Bayard




Cuento escrito para el XII Concurso "Yo sí leo...y escribo" organizado por la editorial Bayard.



El concurso consistía en escribir el último capítulo de un cuento sin final escrito por Juan Carlos Chandro.



Los ganadores fueron los alumnos de 2º curso del Colegio Beata María Ana de Jesús de Madrid, dirigidos por su profesora Marisa Estévez Sánchez.



El cuento lo ilustró Albertoyos.



lunes, 22 de marzo de 2010

Mis héroes son mi padre y mis abuelos.


Juan Carlos Chandro. Escritor de cuentos para niños.
'Tú eres mi héroe'. Editorial SM. Colección 'El Barco de Vapor'


Natural de Ausejo y licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza, Juan Carlos Chandro contabiliza ya más de una docena de libros publicados, todos dirigidos a jóvenes lectores. Entre ellos cabe citar 'Un sueño redondo' (Premio de Literatura Infantil Ilustrada Tombatossals), 'El huevo más famoso de la ciudad', 'Paquito y Paquete', 'Te quiero un montón', 'Los besos mágicos', 'Las canciones mágicas', 'Runrún cataplum', ' Una niñera de cuidado', 'Maripuzzle la destrozona', 'Rosa está hecha un lío', 'El cumpleaños de Rosa (y de Victoria)', 'Rosa contra los guarrocacas', 'Tú eres mi héroe'...



-¿Qué busca antes, el matiz didáctico o una buena historia?

-Una buena historia, sin duda. Una historia que a los niños les divierta o les emocione o les cale de alguna manera. Si además les enseña algo, miel sobre hojuelas.

-Los niños de hoy no están acostumbrados a héroes cotidianos y, frente al cine o a los videojuegos, sus libros tienen una misión loable pero complicada. ¿Conseguirán convencer al lector?

-La evidencia tiene un gran poder de convicción y 'Tú eres mi héroe' les dice a los niños algo que es evidente pero que conviene decírselo de vez en cuando: que sus vidas están llenas de logros, que constantemente están enfrentándose a sus miedos y venciéndolos, y que esto los equipara con los héroes de ficción que tanto admiran.

-Aunque hay fantasía, las historias son básicamente cotidianas. ¿Se puede captar la atención del niño sin exagerar la imaginación?

-A los niños les gustan las historias fantásticas, pero también les gusta, y yo diría que les gustan especialmente, las historias que recrean situaciones que les son familiares y que están protagonizadas por personajes con los que pueden sentirse identificados.

-Con este libro regresa a las ilustraciones de uno de sus primeros dibujantes, Gonzalo Izquierdo. ¿Por qué?

-Gonzalo y yo somos amigos. Cuando yo vivía en Madrid salíamos juntos y ahora que vivo en Logroño viene a visitarme con frecuencia. De vez en cuando nos apetece hacer un cuento juntos, y yo encantado, porque sus ilustraciones siempre mejoran mis cuentos.

-Usted ha escrito cuentos para niños, libros para jóvenes... para todas las primeras edades. ¿En qué momento sabe enmarcar una historia para una determinada edad?

-No es lo mismo escribir para niños que están aprendiendo a leer que para niños de 9 años que leen con soltura. De la edad a la que va dirigido un cuento depende todo: el nivel del vocabulario, las técnicas humorísticas y hasta la extensión. Por eso, antes de trazar la primera palabra de un cuento, medito profundamente para qué edad lo voy a escribir. Y hasta que no lo tengo claro no comienzo a escribirlo.

-¿Y a quién le dice «Tú eres mi héroe»?

- A mi padre y a mis abuelos. Recuerdo que cuando tenía unos 15 años iba en autobús hacia mi pueblo y se sentó junto a mí un señor mayor de un pueblo cercano al mío y entablamos conversación. Le conté que era de Ausejo, me dijo que conocía a mucha gente de allí y me preguntó quiénes eran mis abuelos. Le contesté: «Máximo Chandro y Pío Ramírez». Exclamó con admiración: «¡Coño! ¡Pues como te parezcas a ellos...!». Siendo nieto de labradores me sentí formando parte de la aristocracia. De la aristocracia de la buena gente.


Entrevista realizada por Diego Marín para el periódico "La Rioja".

jueves, 21 de enero de 2010

Chandro en Dinámica Teatral


La escuela de teatro Dinámica Teatral está preparando durante este curso adaptaciones de 11 cuentos de Juan Carlos Chandro. El sábado 16 de enero la escuela organizó un encuentro para que los niños que están ensayando las obras conocieran a Chandro. En el acto participaron también miembros de la asociación La casa de Tomasa", que hablaron de los clubes de lectura que coordinan y del blog que realizan.

El encuentro concluyó con una escenificación de Te quiero un montón a cargo de La casa de Tomasa.


Un excelente resumen del acto puede verse en:


domingo, 14 de junio de 2009

El principito ya tiene compañero



Hay libros que se abren a nosotros como las puertas de un jardín humilde, invitándonos a un paseo relajado en el que no se adivinan grandes sobresaltos ni complicados giros, pero que dibujan en su desarrollo la trayectoria de esa flecha que, sin más pretensión que el tino, simplemente da en el blanco. Su sencilla precisión les impide envejecer, nos ofrecen en nuestras primeras lecturas perspectivas perfectamente integrables en nuestros esquemas infantiles, y se van llenando mágicamente de nuevos matices y de enfoques sorprendentes según vamos madurando. Crecen con nosotros. Suelen ser libros que no son lo que parecen, o tal vez sí que lo sean y precisamente por su falta de artificio consigan eludir nuestros intentos de catalogación. Ya se sabe a estas alturas del cuento: lo esencial es invisible a los ojos y, me da la impresión, tan tremendamente simple que se escurre entre los vanidosos dedos de los escritores que intentan apresarlo. Un sombrero, de sobra se conoce también, puede ser una boa que se tragó a un elefante, y cabe la posibilidad de que el borrachín que se tambaleaba en el barrio de tu infancia albergara en su interior un mapa desconocido que cambiaría tu existencia.

El de la calle en que me crié trabajaba como comercial de lencería y sobrellevaba una adicción aún más fuerte que la que lo ligaba al vermú: la lectura. Era un hombre discreto y cultivado pero, a pesar de vivir su querencia a la botella de una forma harto elegante, no disfrutaba de buena reputación en la calle ni podía presumir de amigos. Tal vez, como a aquel astrónomo árabe que descubrió un asteroide, le fallaron las formas. Un día, imagino que por verme siempre cargado de tebeos, se dejó llevar por un impulso y me regaló un libro. Me es difícil discernir si me siento más en deuda con Saint-Exupery por no darse la piña con el avión antes de escribirlo, o con aquel vecino por no dejarse llevar por la cirrosis sin habérmelo cedido. No voy a demorarme en una obra tan de sobra conocida pero, eso sí, aprovecharé para recomendar a todo padre de algún niño que aún no la tenga a mano que, en estos días tan propensos al regalo, además de la consola, suministren a su hijo un Principito. Y de paso, si no lo leyeron, háganlo.

Se encontrarán con un problema: es un libro difícilmente emparejable en el estante de la biblioteca. En la mía custodió en soledad su honorífico rincón durante muchos años. Con la entrada del nuevo milenio, encontré por fin un compañero adecuado, otro libro concebido para niños que se resiste con la misma tenacidad que el anterior a ese encorsetamiento y que, como él, consigue acariciar el hechizo que nos abre la puerta a lo esencial. El narrador Juan Carlos Chandro y el dibujante Gonzalo Izquierdo ganaron el II Premio de Literatura Infantil Ilustrada Tombatossals con el álbum “Un Sueño Redondo”. Las oníricas ilustraciones de Izquierdo, con su profundidad espacial, su trazo libre y sinuoso, y algún que otro truco sorprendente, consiguen un efecto de animación que nos acompañará en un viaje de ida y vuelta al sol en quince frases. Lo que oyen. Nos sobrará tiempo para conocer, con una disección homeopática y tremendamente lúcida, los problemas que aquejan a niños y mayores, a casas y ciudades, a estrellas y planetas, a valorar todos ellos en su justo pulso palpando la arteria común que los irriga e, incluso, a intuir la solución. Como todas las respuestas acertadas a las preguntas inspiradas será, naturalmente, muy sencilla. De alguna forma, siempre he sospechado que si formulamos una pregunta con la suficiente puntería, la respuesta con que nos premiará nuestra dedicación será enciclopédica, global, una especie de comodín válido para contestar a todas las preguntas imaginables. Cuestión de tino.

No es más que un sueño. Pero eso sí, redondo. Un texto iluminado, no sólo por las ilustraciones de Izquierdo, sino por la prosa de Chandro que consigue, con precisión y sencillez, sujetar entre sus dedos esa chispa tan esquiva a todos los que intentamos escribir. Un original libro que despliega un manojillo de detalles importantes de este juego de la vida que todos olvidamos con facilidad. Ya se sabe: lo esencial, como no se ve, se nos escapa. Y es una pena.


Artículo publicado por Fernando Benito en Noticias de La Rioja.

jueves, 14 de mayo de 2009

Rosa está hecha un lío, por Zhinelia y Nura Watson



Con esta adaptación teatral del cuento “Rosa está hecha un lío”, de Juan Carlos Chandro, las hermanas Zhinelia y Nura Watson ganaron el Premio Nacional de Artes Escénicas 2006 en la final nacional del concurso Veo Veo de la Fundación Teresa Rabal.
La adaptación fue escrita por Zhinuzh Watson.


domingo, 10 de mayo de 2009

Rosa contra los guarrocacas




Tercera entrega de las aventuras de Rosa.
En esta ocasión, el profesor de Lengua encarga a la clase que realicen un trabajo en equipo: inventarse un anuncio. A Rosa y su equipo se les ocurre hacer una campaña en contra de los guarrocacas, que así es como llaman a esas personas que no recogen las cacas de sus perros. Pero la abusona de clase (la Casiguapa) y su pandilla harán todo lo posible para fastidiar a Rosa y su grupo.

El argumento de este cuento, que desarrolla dos fantasías típicamente infantiles: "triunfar" con un trabajo escolar y que el compañero engreído y abusón reciba su merecido, sirve para tocar temas como el consumismo, la publicidad, el acoso escolar y la obsesión de algunos niños por las marcas.

Estos temas, aunque serios, se tratan con el tono desenfadado y humorístico que caracteriza a la serie de Rosa.
Un final catártico, personajes y situaciones que resultan familiares a los niños, humor e ingenio: estos son los principales ingredientes de esta ración de literatura.

Este cuento ha sido adaptado al colombiano.

Autor: Juan Carlos Chandro
Ilustraciones: Guillermo Ferreira.
Editorial: Pearson/Alhambra.


sábado, 9 de mayo de 2009

El cumpleaños de Rosa (y de Victoria)



Una nueva aventura protagonizada por Rosa. Ya es un año mayor que en Rosa está hecha un lío y conserva todavía bastantes dosis de ingenuidad, pero va adquiriendo alguna malicia. Rosa quiere celebrar su octavo cumpleaños como el séptimo, con sus mejores amigas y su primo. Pero sus padres desean celebrarlo por todo lo alto para que la fiesta dé que hablar en toda la urbanización. Y vaya que da que hablar, pero no en el sentido que sus padres se imaginaban.

Los niños dan mucha importancia a su fiesta de cumpleaños, que generalmente constituye el principal acontecimiento de su vida social. Pero en los cumpleaños muchas veces ocurre que el niño propone y los padres lo descomponen, trasladando sus propias conveniencias sociales a la fiesta de sus hijos. En el cuento se critica este tipo de comportamiento con el que muchos padres se sentirán identificados, o lo que es mejor, identificarán a sus vecinos.

En el libro "El cumpleaños de Rosa (y de Victoria)" se emplean los mismos recursos que en el libro anterior de Rosa: descripción de situaciones cotidianas reconocibles por todos, crítica amable a ciertos comportamientos de los adultos con los niños y una sucesión de gags y ocurrencias que hacen que el cuento se lea de sonrisa en sonrisa.

Autor:Juan Carlos Chandro.
Ilustraciones: Guillermo Ferreira.
Editorial:Pearson/Alhambra.

miércoles, 6 de mayo de 2009

Rosa está hecha un lío



El lío de Rosa comienza cuando sus padres le dicen que van de visita a la casa del jefe de su padre y que debe ser buena y educada. Ante la vaguedad de las instrucciones recibidas, Rosa llega a la conclusión de que portarse bien debe ser lo que hacen con ella las visitas que van a su casa; como revolverle el pelo, pellizcarle los mofletes, decirle que parece mayor de lo que es… Y decide hacerle eso mismo al jefe de su padre.

Rosa está hecha un lío utiliza la técnica del mundo al revés: plantea una situación en la que un niño hace a un adulto lo que muchos adultos hacen a los niños, para dejar bien patente lo ridículo de su comportamiento. Una idea un tanto subversiva que llena de gozo a los más pequeños. Un cuento plagado de carcajadas, a las que contribuyen las festivas ilustraciones de Guillermo Ferreira, que reflejan magníficamente el tono jovial y espontáneo de la historia.

Este cuento ha sido adaptado al colombiano.

En 2008 fue seleccionado por FAPA Rioja como uno de los 20 libros que no deben faltar en una Biblioteca Familiar.

Con una adaptación teatral de este cuento, las hermanas Zhinelia y Nura Watson ganaron el Premio Nacional de Artes Escénicas 2006 en la final nacional del concurso Veo Veo de la Fundación Teresa Rabal.

Autor: Juan Carlos Chandro
Ilustraciones: Guillermo Ferreira.
Editorial: Pearson/Alhambra.

lunes, 4 de mayo de 2009

Un sueño redondo



Este álbum ilustrado trata sobre los sueños y los anhelos. Su trabajada estructura (circular, y a la vez especular, y a la vez de caja china) parece querer reflejar los esquemas repetitivos de los sueños.

De este libro se ha escrito:

“¿Por qué siempre soñamos con ser lo que no somos? ¿Por qué deseamos ser mayores cuando somos niños, o bien niños cuando somos viejos? ¿Será que la búsqueda de la propia identidad no termina nunca? Todas estas preguntas son trascendentales, y no es que Juan Carlos Chandro las responda, pero sí nos hace una elegante, ordenada e interesante radiografía de este ancestral deseo humano a través de una cadena argumental que une el principio con el final, consiguiendo una afortunada estructura circular. Personal, y sinceramente, me ha encantado. Y no sólo el texto, sino también las ilustraciones, repletas de sombras, tramas, sugerencias, que expresan esa idea tan compleja del querer ser.
Un buen rompecabezas para iniciarse en la filosofía”.

Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil, Nuria Obiols

“Haciendo honor a su título, es un cuento redondo en el que los autores proponen una interesante mirada sobre una de las inquietudes más presentes en la infancia: el deseo de ser mayor. Con una eficaz estructura circular y unas sugerentes imágenes de trabajada composición, el cuento va mostrando los sueños de los que desean crecer, y vuelve sobre sí mismo para descubrir que los envidiados “grandes” también sueñan, deseando ser, paradójicamente, como los pequeños. Un libro muy original, recomendado para lectores de 6-8 años en adelante”.

Babelia, El País


“Prodigioso ingenio de orfebrería fantástica”.


El Periódico, Teresa Durán/Joan Portell Rifà

Un sueño redondo recoge el concepto de retorno a los valores universales, expresado en el texto preciso de esta narración circular y con unas ilustraciones muy trabajadas, de fondo y factura excelente, lo que lo hace recomendable para todos los lectores sensibles”.

Avui, Andreu Sororra

“No es más que un sueño. Pero eso sí, redondo. Un texto iluminado, no sólo por las ilustraciones de Izquierdo, sino por la prosa de Chandro que consigue, con precisión y sencillez, sujetar entre sus dedos esa chispa tan esquiva a todos los que intentamos escribir. Un original libro que despliega un manojillo de detalles importantes de este juego de la vida que todos olvidamos con facilidad”.

Noticias de La Rioja, Fernando Benito Labarta

Poco más resta añadir, salvo que:

"Un sueño redondo" ha sido traducido al catalán con el título "
Un somni redó".

En el año 2000 ganó el Premio de Literatura Infantil Ilustrada Tombatossals.

En 2001 fue seleccionado en la Lista de Honor de la revista Cuadernos de Literatura Infantil y Juvenil como uno de los 10 mejores libros publicados ese año para el tramo de edad de 8 a 10 años.

En 2006 fue escogido por el gobierno de México desde el Servicio de Educación Pública para difundirlo por escuelas y bibliotecas de ese país.

Autor: Juan Carlos Chandro.
Ilustrador: Gonzalo Izquierdo.
Editorial: TÀNDEM.

domingo, 3 de mayo de 2009

Maripuzzle la destrozona



Desde pequeñita, Maripuzzle demostró que hacía honor a su nombre, pues su diversión favorita era convertir en puzles todos los objetos que caían en sus manos, es decir, a romperlos. Por eso la llamaron Maripuzzle la destrozona. Los objetos de su casa estaban aterrorizados. Ante la presencia de la niña, al cepillo se le ponían los pelos de punta, al abrigo de visón la piel de gallina, al reloj se le aceleraba el tictac… Había que hacer algo y deciden organizar una huelga antimaripuzzle.
La rebelión consigue su objetivo: Maripuzzle comprende que los objetos son amigos suyos, que están ahí para ayudarla y hacerle la vida más fácil. Y se convierte en la protectora de las cosas.

"Maripuzzle la destrozona" trata, en clave de humor, sobre esa relación tan especial que algunos niños mantienen con las cosas, que se manifiesta en su afán por recoger los objetos más dispares a los que consideran como pequeños tesoros que casi llegan a personificar.

En efecto, es un cuento de humor, pero ante todo es un cuento de amor. De amor a los objetos, esos aliados, esos amigos que nos acompañan a lo largo de toda nuestra vida, esos guardianes de nuestros recuerdos.

Autor: Juan Carlos Chandro
Ilustraciones: Guillermo Ferreira.
Editorial: Palabra.
Colección: La Mochila de Ástor.